Cosas que no sabías del niño de El Sexto Sentido

Que se ha puesto hermosote ya lo sabías. Todo el mundo opinó cuando Haley Joel Osment, el actor que saltó a la fama por su papel de niño chungo en El Sexto Sentido, reapareció en público con unos kilitos de más…

en-ocasiones-me-como-a-los-muertos

Vale, qué fácil es meterse con el gordito (el meme tiene gracia, hay que reconocerlo). Pero seguro que hay algunas cosas menos “visibles” que no sabes sobre él y que te desvelamos a continuación.

Fue el hijo de Forrest Gump

La primera película en la que Haley Joel Osment participó fue la oscarizada Forrest Gump junto a Tom Hanks, en la que aparecía como el hijo “normal” de Forrest con el amor de su vida. Después de El Sexto Sentido también lo pudimos ver haciendo de androide en Inteligencia Artificial y, ya de adolescente, en el secreto de los MacCann, película que pasó sin pena ni gloria.

Pero lo que más llama la atencion es su repentina desaparición a partir de se momento. ¿Qué fue del niño del Sexto sentido? ¿Se hizo adolescente y se dio a las drogas y la fiesta loca como es tristemente habitual entre muchos otros niños estrella de Hollywood?

Nada más lejos de la realidad.

Qué ha estado haciendo el niño del sexto sentido hasta ahora

Haley Joel Osment, millonario a muy temprana edad, decidió emplear su fortuna en forjarse una buena educación. Tomo la valiente decisión de desaparecer voluntariamente durante unos años para centrarse en terminar el instituto y cursar estudios en el Experimental Theater Workshop.

Y ahora parece que, convertido en un fornido y formado joven, vuelve a la interpretación con un par de proyectos de lo más dispar: Entourage, adaptación a la gran pantalla de la serie televisiva El séquito, y Sex Ed, en la que explotará su vertiente más cómica.

De modo que ya tenemos de vuelta al -para siempre- niño de El sexto sentido. ¿Conseguirá quitarse el estigma de su pasado y de los memes? Veremos. Lo que está claro es que no todos los niños de Hollywood acaban como Lindsay Lohan y compañía. ¡Bien por ti, Haley!